“No hay universidades malas: hay alumnos buenos o malos” por Juan Jose Capriles (opinión)

Hace muy poco el Consejo Regional de Medicina de Sao Paulo en Brasil, develó la cifra de 20 mil estudiantes brasileños estudiando Medicina en Bolivia, principalmente en Santa Cruz y Cochabamba. Esta noticia habría pasado sólo como un dato muy interesante si a esto, el Consejo hubiera omitido referirse a lo que considera la baja calidad de enseñanza en dicho país.

Juan José Capriles Márquez, en un artículo de opinión, desarrolla sus puntos de vista sobre el tema y hace comparaciones con el Sistema de Educación Universitaria de Rusia y las oportunidades que brinda para estudios de medicina en Rusia (“medicina na Russia”) a estudiantes latinoamericanos, incluyendo a los brasileños en Rusia o “brasileiros na Russia”.

El Consejo Regional de Medicina de Sao Paulo, en el Brasil, hizo una aseveración injusta. Indica ,que los veinte mil estudiantes brasileños que estudian medicina en Bolivia “son engañados” por cinco universidades privadas sobretodo en Santa Cruz y en Cochabamba.

En un artículo muy crítico publicado en la edición 61 de la Revista “SER MEDICO” que es la publicación oficial de la Cremesp y que lleva la firma de la periodista Fátima Barbosa afirma “que se ‘estafa’ a los estudiantes brasileños por parte de las universidades privadas locales, que les venden la ilusión de conseguir un título profesional estudiando a muy bajo costo y con pocas exigencias. Agrega que el engaño se basa a que:” Al finalizar los cinco años de estudios y el año de internado rotatorio, todos, sin importar de qué casa superior de estudios hayan salido, deberán rendir la Revalida una vez retornen a su país de origen, que es el Examen Nacional de Revalidación de Diplomas médicos expedidos por Instituciones de Educación Superior Extranjeras.

En realidad las expresiones vertidas tanto por el órgano oficial del Consejo Regional de Medicina de Sao Paulo como por sus dirigentes tratan de evitar que los médicos que necesita ese país de más de 205 millones de habitantes se titulen en países que, según ellos no tienen las condiciones de dar una formación académica ya que según la autora del artículo “es la falta de enseñanza de la práctica médica –sobre todo en los niveles secundarios y terciarios- en las facultades privadas bolivianas, además del bajo nivel de muchos docentes”

Sin entrar a la polémica que ya se formalizó puesto que muchos directores de las Facultades de Ciencias de la Salud de las universidades aludidas ya han contestado con precisión esas afirmaciones ,es bueno recordar que en el Brasil resulta imposible ingresar a una Universidad debido a que hay postulantes que superar el mil por ciento de las vacancias asignadas. Sobretodo en medicina donde es casi imposible acceder a lo que ellos llaman “ uma vaga”. Por la constante multiplicación demográfica es el país-Continente que necesita médicos con urgencia. Inclusive la Presidente Dilma Rousseff frente a ese problema ha manifestado su intención de traer médicos de Europa, especialmente de España, para cubrir el alarmante déficit que se tiene en los 26 Estados del gigante Latinoamericano.

Es bueno señalar que según técnicos de educación superior no existen malas universidades y sí, malos estudiantes. Bolivia tiene excelentes docentes. El problema puede ser que el sistema sea muy liberal y que al contrario de por ejemplo, las Universidades Rusas, se deja al libre albedrío de los universitarios el asistir o no regularmente a las clases que son impartidas en aulas donde la presencia o la ausencia no es advertida. En los campus universitarios rusos hay albergues donde se controla la vivencia de los estudiantes y las clases son personalizadas donde el catedrático tiene a su vista a todos sus alumnos y los “bedeles” hacen que las asistencias sean obligatorias.

Es cierto que los niveles de estudio son altos y que toda Europa, con más los Estados Unidos y el Canadá, hacen que los títulos profesionales que expiden las casas superiores de la Federación Rusa sirvan sin necesidad de reválidas estresantes.

Las Universidades Rusas tienen una experiencia de cientos de años y la mayor parte de los profesores son profesionales que han culminado con éxito sus carreras y las Facultades de Medicina cuentan con Prominentes Científicos ya que el sistema hace que el Estado financie las investigaciones y se abran al mundo y por ello han instruido a las Universidades que planteen a los estudiantes extranjeros acceso preferencial a precios sumamente bajos de las colegiaturas ,añadiendo albergues muy bien equipados con precios sumamente cómodos.

En un tácito reconocimiento de que los estudios en Bolivia son buenos, las Universidades de Rusia facilitan la convalidación de años de estudio en Universidades Bolivianas para aquellos que deciden continuar sus estudios de medicina en Rusia.

En definitiva, si hay mejores opciones no por ello la educación de Bolivia sea mala. Mucho tiene que hacer el comportamiento personal de quienes han optado por estudiar en nuestro país y por ello las aseveración que hace el CONSEJO REGIONAL DE MEDICINA DE SAO PAULO es una verdad a medias y mucho tiene que ver el chauvinismo o la falsa interpretación del patriotismo. Aquí en Bolivia sucede y sucedió lo mismo. Médico o profesional que estudió, por ejemplo en Cuba, entonces es malo. Nunca las Instituciones , Colegios o lo que se llamen , admiten que el valor siempre es personal y no se puede satanizar nada porque sea un país que no nos guste o patrioterismos extremos que hacen que justos paguen por pecadores.

Leave A Response

* Denotes Required Field