Un día normal en Rusia

Pareciera que al ver las fotos de los gélidos inviernos rusos las personas se atemorizaran pensando en lo difícil que es vivir en un país con temperaturas que alcanzan los 40 grados bajo cero, pero la verdad es que no es así, Rusia no siempre es tan fría, de hecho en días comunes la temperatura es tolerable, no tanto como para salir sin abrigo, pero tampoco está bajo cero.

A continuación nos gustaría hablarte un poco del día a día de José, un joven latinoamericano como cualquier otro, incluso como tú, que ha emprendido la aventura de estudiar en Rusia y cumplir sus sueños de convertirse en un profesional exitoso, graduándose en una de las universidades más prestigiosas del mundo.

Los amaneceres rusos

Una de las cosas más hermosas que se pueden disfrutar en este bello país son los amaneceres, sobre todo si se está en lugares cercanos a montañas lejos de los centros más poblados, pues en Rusia al amanecer, los primeros rayos del sol dan esa sensación de calidez que tanto se espera, no hay problema con que éste amanecer en ocasiones pueda tardar mucho más que en los países latinos, pues en Rusia la luz del sol dura un poco menos porque tarda más en salir.

Al principio a José le cuesta un poco adaptarse al horario y a que la salida del sol ocurre mucho más tarde que en Latinoamérica, así como el frío que se siente apenas se levanta, pues normalmente en los países latinos los amaneceres son muy cálidos y aproximadamente a las 6 de la mañana ya hay suficiente sol, tal como habrá en el resto del día.

Las tardes de Rusia

Luego de asistir a sus clases programadas, (José está en este momento en la facultad de idiomas aprendiendo ruso), se dispone a pasar un rato compartiendo con sus compañeros, algunos pueden ser de su país, pero en la mayoría de los casos se encontrará con estudiantes de otros países, algunos latinos, otros europeos e incluso algunos asiáticos, así que el intercambio cultural que puede realizar es una experiencia maravillosa.

Si se está en un campus universitario, las tardes de se convierten en un espacio para compartir con los compañeros. Rusia es un país con mucha cultura, donde se nota mucho la influencia del imperio bizantino, y mucho para conocer, así que las tardes son los momentos ideales para salir a dar una vuelta por la ciudad en la que estés, aprender de las tradiciones y disfrutar de buenos momentos junto con los amigos.

Algunas actividades culturales

Cuando las actividades académicas se lo permiten, José quiere aprovechar su tiempo aprendiendo de la cultura rusa, por lo que aprovecha de ir a conocer los lugares emblemáticos como la famosa plaza roja, donde se encuentra en Mausoleo de Lenin y también aprende una artesanía rusa que le ha llamado mucho la atención desde siempre: pintar las matrioshkas.

Las matrioshkas rusas son unas muñecas muy famosas a nivel mundial, pues tienen la particularidad de que cada una de ellas contiene dentro de sí otra más pequeña, hasta llegar a la figura más chiquita, pero lo que pocos saben es que estas muñequitas artesanales pueden representar temas de la cultura e incluso algunos personas famosas o personajes históricos, aunque las más comunes son las que representan trajes típicos rusos, que son muy coloridas, destacando sobre todo el uso del color rojo.

Sitios como la galería Tretyakov, ubicada en Moscú y que es el principal depositario de las artes rusas en el mundo, se convierten en un destino a visitar que no puede ser eludido por los jóvenes estudiantes como José, amantes del arte y que buscan aprender más de la cultura del país donde están viviendo. Otro ícono de la cultura y el arte rusos es sin lugar a dudas la catedral de San Basilio, ubicada en la famosa plaza roja y declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO junto al conjunto del Kremlin (conjunto de edificios civiles y religiosos ubicados en las adyacencias de la plaza roja).

Las noches de Rusia

Al comenzar a caer la oscuridad es un hermoso paseo caminar por los diques del Kremlin, en las adyacencias de la plaza roja, donde el espectáculo de colores y luces que comienzan a verse reflejados en las cristalinas aguas del río, hacen de ese paisaje la más hermosa obra de arte de las que se pudo haber contemplado durante el día, se entiende perfectamente por qué es el hogar del gobierno ruso y uno de los centros de arte y arquitectura más importantes del país.

Ya cuando el día ha terminado y cae la noche, baja mucho la temperatura. Rusia tiene la particularidad de ofrecer una gran vida nocturna, sin embargo, en la vida de un estudiante ocupado, no siempre las salidas con amigos son comunes. Algunos que otros querrán ir a un bar y disfrutar de algunos tragos de Vodka, aunque este no sea el caso de José. El prefiere ir a su residencia, encender la calefacción, leer un buen libro y luego acostarse a descansar y prepararse para una nueva jornada.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Te gustaría viajar a Rusia y conocer su cultura?

Si deseas saber más sobre estudios en Rusia puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de Mariano Mantel vía Flickr.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field