¿Una estación espacial en la luna? Rusia y Estados Unidos lo harán posible

Muchas personas podrían ver esto como un imposible, o como algo demasiado futurista, pero lo cierto es que no está tan lejos de ser una realidad gracias al acuerdo de cooperación entre Roskosmos (la agencia espacial rusa) y la NASA (agencia espacial estadounidense) quienes pretenden hacer realidad un proyecto que se viene pensando desde principios de febrero del 2016.

En el artículo anterior titulado Próximos programas rusos en la luna vimos cómo esta estación lunar podría ser el resultado de muchos otros pequeños proyectos que Rusia ha venido emprendiendo para estudiar la superficie lunar y encontrar un modo de permanencia en ella. Sin embargo también es de destacar el hecho de que esta estación lunar se pensaba sería posible para finales de siglo y ahora, bajo el acuerdo Rusia – EEUU se ve mucho más cercano, pues la construcción iniciará a mediados del año 2020, según lo planean ambas agencias espaciales.

Los antecedentes históricos de este proyecto: una ciudad en la luna

Los estadounidenses fueron los primeros en llegar a la luna, eso es cierto, sin embargo los primeros en caminar en la luna fueron los rusos y desde allí la tecnología se ha ido desarrollando para conseguir nuevamente la hazaña que impactó al mundo en la década de los 60 con la llegada del hombre a la luna y aquella famosa frase de “un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad” que pasó a ser una de las frases mas célebres de la historia.

Anteriormente la Agencia Espacial Europea (ESA) había hablado de la propuesta de crear una civilización en la luna o base permanente, aprovechando los recursos minerales que se encuentran en ella y que pueden ser útiles para el hombre si decide vivir allí. Esta esperanza aumentó cuando se descubrió que en la luna hay agua congelada en los polos, y áreas que están expuestas permanentemente a la luz del día, lo cual ayudaría al sostenimiento de la vida.

Los riesgos que podrían existir

No todo es tan sencillo como parece, la luna está mucho más cerca del sol que la tierra, así que hay un alto riesgo de radiación solar y cósmica, sin embargo esto ya está contemplado y piensan solventarlo utilizando el propio suelo lunar para construir cúpulas protectoras para aislar a los astronautas y evitar que corran peligro, incluso protegerlos de las lluvias de meteoritos o micro meteoritos que pudieran hacerles daño.

Una forma de comprobar el funcionamiento de estos módulos lunares es utilizar espacios en la tierra con características similares a las de la superficie lunar. En ese sentido se han realizado pruebas y estudios en el parque volcánico de Eiffel, cerca de colonia, donde las rocas y los polvos son muy similares a los que se podrían encontrar en la luna, pues se ha descubierto que las más parecidas a las rocas lunares y marcianas son, precisamente, las rocas volcánicas.

Las contribuciones de Rusia en la carrera espacial

Rusia es un país muy conocido no solo por sus aviones de guerra y sus armamentos, también tiene una gran fama por su contribución en el estudio del espacio exterior y sus misiones fuera de la tierra. No solo se trata de Yuri Gagarin y su viaje al espacio en el Vostock, que como vimos en el artículo anterior titulado Yuri Gagarin: el hombre que conquistó el espacio, la contribución en este sentido fue la de enviar al primer hombre al espacio exterior y demostrar que puede realizar tareas tan básicas como alimentarse o escribir.

Así mismo, en el artículo anterior titulado 7 principales logros de Rusia en la carrera espacial vimos como éste país ha sido pionero en muchas cosas en el espacio exterior: llevarl el primer satélite al espacio, el primer ser vivo al espacio, el primer hombre al espacio, la primera mujer al espacio, también fueron los primeros en hacer una caminata espacial y también una estación espacial (no permanente), todo esto aparte de su cooperación con la construcción de la Estación Espacial Internacional (EEI).

¿Qué aportará Rusia para la estación espacial permanente en la luna?

Básicamente comprendemos que éste proyecto se trata de una cooperación entre Rusia y Estados Unidos (Roskosmos y la NASA) donde cada uno dará su contribución y pondrá su mejor parte en cuanto a estudios y equipos tecnológicos para concretar la construcción de la estación. Especificamente en el caso de Rusia aportará los cohetes Angara y Proton-M para que conjuntamente con el SLS estadounidense, puedan crear la infraestructura.

Más allá de la Luna

Pese a que todo este tema de la construcción de la estación lunar permanente, el objetivo real que tienen, tanto Roskosmos como la NASA, no es precisamente la luna, o al menos no solo la luna y el estudio de su superficie, así como la demostración de que se puede orbitar de forma permanente en ella, también tienen unos propósitos que van mas allá, al estudio del espacio, lo cual puede resultar muy costoso para una sola agencia espacial, de allí el acuerdo de cooperación que se firmó en Australia en el marco de la celebración del 68° congreso internacional de astronáutica.

El proyecto al que Rusia se integra es uno que venía llevando la NASA llamado “Deep Space Gateway” (Portal de Espacio Profundo) donde la agencia estadounidense espera acercarse un poco más a la conquista del espacio exterior y que la luna pudiese servir como conexión para las misiones tripuladas hacia otros planetas del sistema solar, como podría ser Marte, el cual hace unos cuantos años ha sido motivo de estudio para muchos astrónomos e ingenieros aeroespaciales.

¿Qué beneficios aporta a la humanidad?

Finalmente muchos dirán que es una idea un poco ambiciosa (tanto en términos tecnológicos como económicos) y se preguntarán cual es el beneficio de todo este proyecto para el hombre. La respuesta está en una nueva ventana hacia una posibilidad de vida diferente. Cuando vemos el daño que la tierra está sufriendo debido a la contaminación, el cambio climático y otros tantos factores (en su mayoría ocasionados por el hombre) no deberíamos considerar como algo descabellado la idea de construir una “nueva civilización” en un espacio optimo y con condiciones de vida apropiadas.

Obviamente no estamos hablando de algo que ocurrirá en esta década, ni en este siglo y quizás tampoco ocurra en este milenio, pero lo que si sabemos es que es una posibilidad latente y por tanto, no está de más, ir pensando en el futuro. A parte de esta visión futurista, está una ventaja inmediata y es lograr que países que de pronto se encuentren en conflictos políticos o bélicos, puedan ponerse de acuerdo y trabajar por un fin común que a largo plazo (muy largo plazo), podrá traer beneficios a toda la humanidad.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Crees que la construcción de una estación espacial permanente en la luna podría beneficiar a la humanidad?

Si deseas saber más sobre estudios en Rusia puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de SpaceX vía Flickr.com bajo licencia creative commons.

 

Leave A Response

* Denotes Required Field