Matilda: Una película sobre Nicolás II, el último zar ruso

La vida del último zar ruso y su familia ha sido leyenda y forma parte de las historias más contadas de Rusia, sobre todo lo que respecta a su muerte ocurrida en Ekaterimburgo, la cual se presentó como una horrible masacre que acabó definitivamente con la dinastía de los zares en dicho país. Sin embargo, poco se habla de la vida de Nicolás, antes de convertirse en zar, y esto es precisamente lo que nos revela Matilda.

En el artículo anterior titulado el misterio de la gran duquesa Anastasia Romanov, contamos un poco sobre la historia de esta familia, pese a habernos enfocado principalmente en Anastasia, mencionamos el hecho de que toda la familia real fue asesinada en Ekaterimburgo, tras haber sido apresados en la casa de un comerciante durante un largo tiempo. El zar Nicolás II, su esposa y sus hijos murieron, entre ellos el pequeño Aleksei, que sería el heredero al trono, acabando así con la dinastía real rusa.

La controversia en torno a la película

Esta historia es muy conocida en Rusia, se trata del amor del zar Nicolás II con una bailarina de nombre Matilda Kshesinskaya, con quien tuvo una apasionada relación años antes de su coronación y de su matrimonio con la emperatriz Alejandra Fiódorovna. La película relata la historia de como se conocieron y como el futuro zar se quedó prendado de la joven en un espectáculo de ballet al que había asistido en el que a ella le ocurre un incidente en el que su pecho queda al descubierto. Esto ha escandalizado a muchos pues para la cultura rusa los zares son considerados casi santos, (en el caso del zar Nicolás II si es un santo canonizado por la iglesia ortodoxa) y colocar escenas en las que hay contenido sexualmente explícito es considerado una falta de respeto.

Escenas de contenido romántico entre Nicolás y Matilda

El cine ruso ha ido evolucionando, buscando contar sus propias historias y atraer a su público acostumbrado a las tradicionales películas americanas, en el artículo anterior titulado toda película americana tiene personajes rusos ¿Por qué? Ya mencionamos una de estas películas que buscan dar un nuevo aire al cine ruso y que se estrenó también este 2017 como es la versión rusa de los vengadores, la película Guardians, en la que los rusos buscan crear sus propios héroes con figuras alusivas a su país como el “hombre – oso” y otros personajes definitivamente alusivos a la cultura rusa, sin dejar de lado la gran artillería y la gran cantidad de aviones y helicópteros que se destacan en la película.

Pero, ¿por qué causó polémica?

Las razones son varias, entre ellas que a los activistas tradicionalistas de la iglesia ortodoxa les pareció que era ofensivo contar esa parte de la vida del zar, ya que éste fue canonizado por dicha iglesia en el año 2000, por ello se comenzaron a hacer protestas en torno a la película sin siquiera haberla visto. Pero esta situación, como muchas veces ocurre, lejos de ahuyentar a la audiencia lo que hizo fue despertar mucho más la curiosidad y es así como la película, durante su primera semana en cartelera, superó con creses todas las expectativas en cuanto a la recaudación en taquilla.

Estreno de la película en el teatro Mariinski de San Petersburgo

El estreno oficial fue realizado en el teatro Mariinski de San Petersburgo, el pasado mes de octubre, pese a que la vida del zar terminó en Ekaterimburgo, como mencionamos en el artículo anterior titulado 7 Secretos sobre Ekaterimburgo, una ciudad para conocer y amar donde hablamos de que en esa ciudad se encuentra la casa Ipatiev, que perteneciera a un comerciante cuando ocurrió la masacre de los Romanov y que a partir del año 2003 fue convertida en un templo ortodoxo a donde se va a rendirle culto a los que han sido llamados “mártires de la familia imperial”.

La importancia de los zares para Rusia

Pese a que el sistema de gobierno en Rusia ha cambiado y ya no existe una monarquía, el pueblo ruso (el particular los fieles ortodoxos) tienen muy vivo y recuerdan con mucho cariño a sus zares y la época de la monarquía es recordada por ellos como una de las mejores épocas de Rusia, de hecho, en el artículo anterior titulado El Kremlin de Moscú: la sede del gobierno ruso, vimos como en éste que es el principal Kremlin del país se encuentran recuerdos y cosas alusivas a los zares como lo son el palacio de las facetas que contiene todos los tronos imperiales y la catedral de la Dormición, donde han sido coronados todos los zares de Rusia.

Para el pueblo ruso recordar a sus zares y la época de la dinastía es mucho más que simplemente ir a un museo o a una exposición o que leer una historia en alguno de sus libros, para ellos se trata de su identidad como nación, de las personas que los han dirigido y los han llevado a ser el pueblo que hoy día son, amantes del arte y de la ciencia así como de la tecnología y la innovación, arraigados a su cultura pero con la mirada en el futuro.

Un poco más sobre la historia de Matilda

Puede que para los rusos sea una historia muy conocida, pero para quienes no lo son quizás no es tan familiar escuchar el nombre de esta bailarina y mucho menos saber el papel que jugó en la historia del país y, sobre todo, en la vida del zar Nicolás II y eso es precisamente lo que la película quiere contar. El amorío de esta pareja comenzó en el año 1890, durante el espectáculo de ballet de la graduación de Matilda en el Teatro Mariinsky, en San Petersburgo, (mismo lugar elegido para el estreno de la película), donde ella llegó a ser nombrada prima bailarina, un título de honor que solo se concedía a las mejores de la compañía de ballet.

Fue una atracción mutua inmediata, llegó a confesar ella. La historia se desarrolla en un contexto en el que Rusia era un país muy apegado a las tradiciones y los ortodoxos eran muy obcecados en sus costumbres y tradiciones. De la bailarina polaca Mathilde Kschessinska o más sencillamente, Matilda, se dice que estuvo involucrada sentimentalmente con otros miembros de la familia Romanov como son los duques Andréi Vladímirovich y Sergéi Mijáilovich. Sin embargo estas relaciones nunca fueron confirmadas, así como tampoco fue corroborada la relación con Nicolás, lo que sí está claro es que ambos se conocían y sentían una atracción mutua, pues es confesado en sus escritos.

Personaje de Matilda interpretado por la actriz polaca Michalina Olszanska

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Irías a ver la película Matilda si se presentase en tu ciudad?

Si deseas saber más sobre estudios en Rusia puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el reporte titulado Como estudiar una carrera o postgrado en Rusia.

Imagen de 0llerbytes Cinema vía Flickr.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field