Tradiciones de Rusia: la celebración de la Epifanía

Rusia es un país lleno de tradiciones y de cosas curiosas que admirar, algunas de ellas incluso darán miedo o generarán cierto respeto y distancia por parte de aquellos que no están acostumbrados o que no las conocen y las ven por primera vez. El desafío al frío forma parte de algunas de estas tradiciones y curiosidades más comunes, tal como la tradición llevada a cabo el pasado 19 de enero en el que recuerdan la Epifanía del Señor sumergiendose en aguas heladas.

En el artículo anterior titulado curiosidades de Rusia: el festival de Grelka en Siberia vimos precisamente este tema de desafiar al frío e incluso burlarse de el, pues en este festival la principal atracción es una competencia de esquí en bikini que realizan las chicas de Rusia y también se han incorporados hombres y extranjeros y año tras año tanto los competidores como los espectadores crecen, desafiando al frío como si de un festival de verano se tratara.

Una helada actividad

En el artículo anterior titulado xx tradiciones de Rusia ya mencionamos esta actividad de bañarse en aguas heladas como una tradición un tanto particular para desafiar al frío. De lo que no habíamos hablado es de qué se trata de una celebración de la iglesia ortodoxa recordando el bautismo del Señor.

La tradición se extiende por toda Rusia y consiste en zambullirse en aguas heladas, donde todos, desde los fieles hasta los sacerdotes e incluso las autoridades rusas, participan y hacen parte de la tradición. Ríos, lagos y piscinas artificiales colocadas en las principales plazas de la ciudad se ven rodeados de gente que está dispuesta a darse un chapuzón con tal de expiar sus pecados, purificar su alma o simplemente demostrar su valentía. Esto es un recordatorio, como dijimos al principio, del bautismo de Jesús en el río Jordán.

Son cientos, miles, millones…

Así es, se podría pensar que solo unos pocos participan de estas actividades, pero la realidad es que solo en el 2017 se estimó que alrededor de 1,8 millones de rusos participaron en esta actividad, cifra que se redujo en 2017 cuando se estima que participaron alrededor de 1,5 millones (solo 300.000 menos que el año anterior). En esta actividad participan incluso los marines rusos, quienes, dejando de lado sus uniformes, también se sumergen en las gélidas aguas, soportando sobre su piel las más bajas temperaturas.

Solo en la ciudad de Moscú se estima que alrededor de 166.000 personas se reunieron en torno a los que son los claros de hielo (es decir, las formaciones naturales). Esto sin contar las miles que se congregan también en las distintas piscinas bautismales que colocan por todas las ciudades, siendo la principal la que colocan en la plaza de la revolución en Moscú.

Una fecha muy importante en Rusia

Para los rusos las tradiciones religiosas son muy importantes, forman parte de su cotidianidad, particularmente las que vienen de la iglesia ortodoxa, la cual tiene una influencia directa en la cultura rusa, tal como lo vimos en el artículo anterior titulado Matilda: una película sobre Nicolás II, el ultimo zar ruso, donde mencionamos que el estreno se vio empañado por las críticas de la iglesia ortodoxa por considerarla ofensiva a la memoria del zar.

Esta no es la única celebración de tipo religioso que se realiza en Rusia, también debemos recordar que ellos manejan dos calendarios: el gregoriano que es el que usamos la mayor parte de los países del mundo y el juliano que tiene unos 13 días de retraso con respecto al gregoriano y es el oficial para la iglesia ortodoxa, por ende también hay una celebración de “navidad ortodoxa” y “fin de año ortodoxo”, enmarcado en las tradiciones y enseñanzas de esta iglesia.

De las cosas de la fe y las creencias en esta tradición

Se cree en Rusia que las aguas ese día cobran un “poder especial” y aumentan sus propiedades sanadoras, además de que se hacen capaces de lavar a quienes se bañen en ellas de cualquier tipo de culpa o pecado que haya cometido. Esto realmente lo creen no solo del baño en las aguas heladas, las iglesias ortodoxas en esta fecha reciben a miles de feligreses que llevan agua en diferentes envases para que se las bendigan y así conservarla en sus casas. Creen que las propiedades de ésta no desaparecerá durante todo el año.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Te bañarías en las aguas heladas de Rusia para “lavar tus pecados”?

Si deseas saber más información sobre estudios en Rusia puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el reporte titulado como estudiar una carrera o posgrado en Rusia.

Imagen de girlat39 vía Flickr.com bajo licencia creative commons.

Leave A Response

* Denotes Required Field